Los volus son una raza asociada de la Ciudadela y tienen su propia embajada, aunque al mismo tiempo también son una raza cliente de los Turianos. Provienen de Irune, que posee una capa atmosférica de alta presión capaz de transportar bioquímica basada en el amoníaco. Como resultado, los volus deben vestir trajes presurizadores y respiradores cuando tratan con otras especies fuera de su planeta.

Debido a que no son físicamente aptos en comparación con otras especies, los volus llevan a cabo la mayoría de sus actividades en el campo del comercio y el intercambio, y llevan mucho tiempo en la Ciudadela, aunque nunca han sido invitados a ser parte del Consejo, lo cual es un asunto bastante molesto para muchos volus.

Biología

El planeta del que son originarios los volus, Irune, tiene una ecología basada en el amoníaco y un campo gravitacional 1.5 veces el de la Tierra, al igual que una atmósfera de alta presión. Ésto queda reflejado en la propia fisiología de los volus, que son incapaces de sobrevivir en cualquier otra atmósfera sin protección, generalmente en aquellas que son más apropiadas para los humanos y otras formas de vida basadas en el carbón. Por ello requieren de trajes capaces de proveer con la atmósfera adecuada, al igual que mantenerlos presurizados. Las mezclas tradicionales de oxígeno y nitrógeno son venenosas para ellos, y en las atmósferas de baja presión que son generalmente apropiadas para cualquier otra especie, su carne se abriría en dos.

Como los volus nunca han sido vistos fuera de sus trajes protectores, poco se sabe acerca de su verdader apariencia y fisiología, aunque se sabe que los volus tienen cloaca, algo que comparten con los salarianos. Su saliva tienen un aspecto azul-cobre en entornos normales, y son capaces de escupir dicho fluido. Algunos volus también han llegado a ser capaces de usar poderes bióticos.

Aunque los volus tengan un sonido distintivo masculino o femenino para aquellos que les escuchan, el género de los volus también es por lo que parece un misterio. Los propios volus consideran esta cuestión algo intrusivo e divertidamente irrelevante, hasta el punto en que la Special Task Group de la Ciudadela han hecho una lista de todas las cosas banales que los volus han dicho sobre este tema. Debido a que no hay mucha más información al respecto, la gente asigna un género a los volus en función de su sonido.

Todos los volus contraen la enfermedad de Yoqtan durante su infancia. Se considera un ritual ancestral, sus síntomas son fáciles de aliviar y sólo mata a los niños más débiles.

En la Ciudadela

Los volus fueron la tercera raza que abrió una embajada en la Ciudadela, sólo tras las Asari y los Salarianos aproximamente 2,384 años galácticos atrás (de acuerdo a los archivos de la Ciudadela a través de Avina, en el exterior de las Embajadas). Las habilidades mercantiles de los volus les han convertido en un instrumento fundamental para desarrollar la economía galáctica.

Crearon el Acto de Banca Unificada, que estableció el crédito como la moneda interestelar principal, y los volus continúan monitoreando y equilibrando la economía galáctica incluso hoy en día. Tras contactar a los turianos durante las Rebeliones Krogan durante el primer milenio, los volus solicitaron un estatus de cliente dentro de la Jerarquía Turiana.

Conflictos en la actualidad

A pesar de sus importantes contribuciones a la Ciudadela y la sociedad galáctica, a los volus nunca se les ha ofrecido la posibilidad de tener una asiento en el Consejo. Ésto es un motivo de enfado para algunos volus, y en especial para el embajador volus Din Korlack. Las razas del Consejo necesitan haber aportado un servicio extraordinario a la Ciudadela para tener un asiento, como por ejemplo el apoyo militar de los Turianos durante las Rebeliones Krogan. Las razas del Consejo también deben aportar flotas, recursos y ayuda económica en caso de desastre, de los cuales los volus no aportan ninguno en la actualidad.

Recientemente los volus han estado negociando con la Alianza de Sistemas a través de la Jerarquía Turiana el derecho a colonización de Patavig. Por el momento estas negociaciones han sido bastante fluidas.

Debido a la biología inherente de los volus en relación con la mayor parte de las otras especies de la Ciudadela, establecer un entorno sellado y apropiado para ellos en las áreas residenciales de otras razas es ilegal en la mayoría de planetas y tiene un precio extremadamente prohibitivo en los sitios donde se permite. Las posibilidades de una explosión, contaminación medioambiental y otros problemas relacionados han hecho de ello algo con demasiados riesgos.

En las guerras

Durante la invasión de los Segadores en el año 2186, los volus estuvieron rápidamente bajo ataque en la medida en que los Segadores arrasaron las flotas de defensa turianas. Los Cascarones de Segadores fueron desplegados en Irune, poniendo en peligro muchas ciudades volus que habían sido construidas en rutas de comercio muy convenientes en lugar de en lugares de importante valor militar estratégico y defensivo. Los refugiados volus huyeron de Irune hacia la relativa seguridad de las colonias turianas. Después del Milagro de Palaven, una fuerza combinada de turianos y krogans tomó tierra en Irune para poder liberar el planeta.

Dependiendo de las acciones de Sheppard, los volus pueden contribuir con los siguientes bienes en la guerra contra los Segadores: una flota bombardera, un dreadnought Kwunu, unidades de fabricación, y un equipo de ingeniería.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .